Hace un año Globant llegaba a la Antártida

Ya pasó mucho tiempo desde la ultima entrada de este blog, y también pasó mucho tiempo desde aquel mediodía que nos activaron para comenzar con el Proyecto Antártida.
El desafio comenzó en nuestras oficinas de Globant a mitad de agosto de 2012, cuando escuchamos al Capitán Alexis Hernandez hablar sobre las necesidades que la Fuerza Aérea tenía en todas las tareas de logística a nivel informática.
Hoy miramos para atrás, un año después, y comenzamos a cerrar la primera parte del proyecto.
Y todo esto nos viene a la mente porque en unos pocos días se realiza el cambio de dotación en Base Marambio. La actual, número 44, con Horacio Alassia a la cabeza, vuelve a tierra firme para darle lugar a la dotación 45. En el medio pasará la transición que nosotros vivimos, la alegría de los que se van, la ansiedad de los que llegan, las capacitaciones a los bomberos, a la gente de Higiene y Seguridad….y pensar que un año atrás 5 Globers estábamos ahí, viviendo con ellos y montando la oficina más austral del mundo para el desarrollo de software.
Increíble, no? Pero fue realidad, y mucha gente se esforzó para lograr eso. Se trabajó en equipo, y con mucha alegría se logró lo que nos propusimos: se pudo codear desde Base Marambio.

Para finalizar este post y darle un cierre a la primera parte del proyecto, queremos compartirles un hermoso momento…
Porque muchos les fuimos hablando de “estar ahí”, entonces, les queremos compartir un video que nos envió Cristian Sotelo (Jefe de Comunicaciones en Base Marambio).
Muchos seguro fueron de vacaciones a la costa argentina y se quedaron en la playa “a ver el amanecer”, otros también habrán ido a la Córdoba o al salar de Jujuy y disfrutaron de un amanecer en las sierras, en la ruta o en la altura.
Bueno, en este video les compartirmos un amanecer de Octubre de 2013 en Base Marambio, Antártida Argentina entre las 05:30 y 06:30 de la mañana.

Amanecer como pocos from Cristian Oscar on Vimeo.

Gracias, una palabra tan simple pero que significa mucho. A toda la gente de todas las áreas de Globant que hicieron posible culminar la primera parte de este proyecto, a toda la gente de la Fuerza Aérea Argentina que siempre colaboró con el proyecto y a todos los Globers que nos acompañaron en este blog y redes sociales, en lo que es el Proyecto Antártida de Globant!

Saludos desde Globant Antártida!

Día de la Antártida Argentina

Cada 22 de febrero se celebra el “Día de la Antártida Argentina”. Se instituyó para recordar la primera vez que se hizo efectiva la presencia humana en el sector antártico reclamado por Argentina según el Tratado Antártico, y para dar fe de la presencia ininterrumpida de argentinos en esa zona, que forma parte de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Esta zona está afectada a un régimen jurídico especial cuyo ámbito territorial abarca toda el área al sur de los 60º de latitud Sur.

En 1904 se inicia la ocupación permanente de la Antártida Argentina, con el izamiento del pabellón en Orcadas el 22 de febrero de ese año.

La Base Marambio cuenta con la pista de aterrizaje, que permite operar aviones de gran porte con tren de aterrizaje convencional.

Esta pista fue construida por los integrantes de la Patrulla Soberanía que en un entorno tan hostil y en condiciones muy precarias, viviendo en carpas y trabajando con picos y palas realizaron un gran esfuerzo para lograr su objetivo. Rompiendo así el aislamiento y generando un puente aéreo con el continente.

Tambien, tenemos que recordar que el viernes 2 de Noviembre de 2012 a las 14 hs. Globant desembarcó en la Base Marambio para desarrollar una aplicación web desde el continente más austral del planeta, montando una oficina con el fin de realizar un software que será donado a la Fuerza Aerea que mejorará la cooperación y el nivel de servicio de la Fuerza Aérea y del equipo científico”, permitiendo a su vez “propulsar su trabajo generador de cambios que impactan en todo el mundo”.

Desarrollar software en la oficina más austral del mundo, compartir durante un mes todos los dias con la gente de la Dotacion 44 es una experiencia unica, que nos permitió crecer a nivel profesional, y tambien en lo personal, aprendiendo a valorar muchisimas cosas que tenemos en el continente, desde cosas materiales, hasta amistades, compañeros de trabajo y familiares.

Cabe destacar que durante 40 años la Argentina fue el único ocupante permanente del Antártico, hecho que constituye el mejor aval de nuestros títulos de soberanía en el área.

Pichones

Los fines de semana, en la base, siempre se organiza algún grupo para salir a caminar, el sábado no fue la excepción. Salieron un grupo de 15 personas con Daniel, el médico de la delegación a la cabeza. La sorpresa nos la llevamos a la vuelta cuando Daniel me comentó que los pichones estaban naciendo… mi respuesta fue “mañana vamos de vuelta!”, a lo cual Daniel, aventurero viejo, accedió gustoso.

Por eso el domingo, arrancamos nuevamente para la pinguinera, junto con Germán, que estuvo siempre firme para todas las caminatas. A Mauricio esta vez le ganó el cansancio.

La bajada a la costa esta vez fue mas complicada, y cuando empezamos a caminar por la arena nos preguntamos, “subirá la marea?”.

En el camino de ida nos entretenemos con los bloques enormes de hielo que trae la marea, con su color azul profundo, ese hielo compactado durante miles de años.

Al llegar, nos asombramos por los pichones, sacamos mil fotos, incluso tenemos la suerte de presenciar el nacimiento de varios de estos animalitos. Tuvimos la suerte de presenciar algo mágico, en este lugar al cual muy poca gente accede, y por lo tanto es tan virgen y permite ver la naturaleza a pleno.

Mientras la marea subía….

Emprendemos la vuelta, con gran parte de la ex playa cubierta por medio metro de agua (ahí no daba para caminar por la orilla descalzo), tuvimos que ir bordeando, metidos por partes en la nieve o pegaditos a los acantilados…

larga caminata que dió sus frutos

Lindo susto

En el viaje de vuelta a Bs.As, en pleno vuelo uno de los asistentes del Hércules empezó a desarmar el avioncito por dentro, SI SI! EN PLENO VUELO!!, todos los tripulantes miraban con cierto susto o incertidumbre por saber que pasaba mientras el asistente “con una cara por demás de normal” desarmaba un chapón del Hércules.

Por suerte no fue nada grave, solo estaban agregando un liquido que se ve que hacía falta.

Pero bueno… créanme que cuando empezaron a desarmar, todos nos mirábamos sorprendidos, como también se sorprende la gente cuando lo cuento. Fue una linda experiencia que queríamos compartir con ustedes.


Saturday night

Los sábados a la noche, en la base se vive un clima un poco distinto.
Cenan todos juntos, Fuerza Aérea,
DNA, científicos y demás visitantes (al mismo momento, los días
normales es más complicado que coincidan todos)
Es el momento donde se vive la camaradería entre los que vivimos,
aunque sea unas semanas, en base Marambio

Los cocineros preparando la comida, y los “marias” poniendo las mesas

Las mesas llenan, ya corre el vino y alguna que otra bebida.
Es un sábado distinto porque nos visitan varias familias que pasaron
el año en la base.
Entonces las chicas de la dotación aprovechan para vender algunos recuerdos

Salió la pizzeada,,, la batalla comienza!

Luego se larga el torneo de truco… y el pub con música a pleno!
Y aunque parece de día, son mas de la 1 de la mañana.

Los más aventurados se quedan de fiesta hasta altas horas de la
mañana… el domingo en la base, generalmente es para dormir :)

Salida a la playa

Arrancamos otra vez, esta vez para la cabecera noreste de la pista de aterrizaje. Hoy se nos sumó Miguel, un técnico que llegó junto a nosotros para trabajar tomando muestras de ozono para el servicio meteorológico. La bajada está complicada, el terreno está blando por la acción del sol, y Miguel lo sufre…tiene unos cuantos años mas que nosotros.

Al llegar abajo, nos enterramos en el barro casi hasta la rodilla, pero luego llegamos a la arena…al fin playa

En la playa, no había muchas chicas a pesar del lindo clima

pero por suerte había cerveza

también llegó un visitante inesperado

seguimos buscando… pero ni una chica a la vista subimos caminando por el sector llamado la “chacarita”, alcanzamos la base luego de 5 horitas de caminata.

salúd

 

Penitencias

La foto no está al revés…lo que está al revés es el cuadro… es una tradición de la base. Cuando está feo el clima o ese tipo de cuestiones, a Marambio lo ponen en penitencia. Ahora estuvo en penitencia por los 11 días seguidos de clima feo. Las penitencias se ponen peores cuando la dotación se quiere volver luego de un año, a veces lo dejan encerrado en la capilla y otras peores.
Se recuerda que hace algunos años el clima no dejaba volver al continente a la dotación, y algunos secuestraron un santo de la capilla, y dejaron un papel pidiendo como rescate una ventana en el clima para la llegada del Hércules.
Por suerte desde hoy ya tenemos buen clima!

Caminata a la pingüinera

Arrancamos los preparativos cerca de las 7 y media de la mañana Germán, nuestro guía (técnico de la DNA, con casi un año en la base), Mauricio y Nano. Preparamos unos sanguchitos, un mate, agua y arrancamos tratando de cubrir los casi 8 kilómetros que nos separan de la pingüinera.

El primer tramo de camino, hasta la casa remota, es facil, solo un poco de barro, pero como es temprano se mantiene congelado. Luego la bajada, entre piedras hielo y nieve, ahí se descubre el maravilloso paisaje, las 2 costas, de un lado el mar congelado y la isla cockburn que se para increíblemente frente a nuestros ojos. Del otro lado el mar de Weddel, lleno de témpanos, y la costa a lo largo, que nos va a llevar hasta la pinguinera.

Llegamos a la playa, y la marea está baja, eso nos permite caminar por la arena. Tenemos que cubrir otros 5 km aproximadamente. Nos entretenernos sacándonos fotos y “molestando” a una especie de langosta que encontramos. También aparece el primer pingüino que nos ve y trata de rajar..nos acompaña como 200 m hasta que llega al agua y se tira a nadar dejándonos atrás

LLegando, vemos la impresionante cantidad de puntitos negros, que son los pingüinos en su siesta,,, cuando nos acercamos vemos que no están durmiendo, sino empollando a sus huevos….mala suerte, no nacieron aún los pichones

Sacamos mil fotos, vemos a las madres con sus huevos, a los skúas, los pájaros que se roban los huevos y la señal que indica que ahí se realizó el rescate de una famosa expedición sueca por la Corbeta ARA Uruguay, y algunos simpáticos que tratan de llegar hasta el mar.

Descansamos, un matecito, y vuelta a la base, subidón de por medio, cubriendo unos 15 kilómetros de marcha..

Cuando llegaste apenas me conocías, cuando te vayas me llevarás contigo

-“Chicos están en el manifiesto del 27, ¿están listos para volver?”, así nos anunciaban que si el clima acompañaba, en una semana más estaríamos de vuelta a nuestra vida dando por concluida esta aventura; tanto para hacer y tan poco tiempo!

Teniamos que ultimar detalles del proyecto, y validar lo que estabamos codeando, entonces siempre existía una nueva “última reunión “ , que parecía repertirse mucho frecuentemente, pero que como todo al final llegó jaja!

Y también nosotros tuvimos nuestra “fiesta despedida” el último sábado a la noche, en donde con música y cervezas brindamos y pasamos un grato momento con muchos nuevos amigos.

Todo festejo lleva baile, y como Mariano tiene cara de piedra, nos mostró como mueve sus piernas (de piedra son? jajaja!) junto al Baile armado por las distintas oficinas de Globant -bailecito gangnamStyle.

También realizamos un intercambio de presentes con el Comodoro Alassia y con otro de los capos de la Base, el señor Saravia. Ellos nos regalaron un diploma de la Base Marambio, y nosotros les dimos las remeras de Globant.

Y al final de todo, a las 20 hs. del Martes 27 de Noviembre llegaron los refuerzos, llegaron los nuevos Globers a continuar trabajando un mes en la oficina más austral del mundo.

Bienvenidos Mauricio e Ignacio, quienes fueron acompañados por Virginia y Bárbara

VAMOS QUE NOS VAMOS!!!